viernes, 9 de febrero de 2007

Fantasía

Deseos ardientes custodian
en las noches los sueños que arrollan
o abrasan los fuegos que embrollan.

¿Y qué hago
sino sentir?
¿Y qué pierdo
sino vivir?

Un dulce canto de avellanas,
alfombras de espuma sin cama,
cuclillo con trino de Esparta.

¿Y qué busco
sino la paz?
¿Y qué alumbro
sino un lugar?

El bosque cansado se asombra,
curioso romance de alondra
y un duende nocturno que llora.

5 comentarios:

yepetta dijo...

¿Y qué hago
sino sentir?
¿Y qué pierdo
sino vivir?

¿Y qué busco
sino la paz?
¿Y qué alumbro
sino un lugar?

oyes mis aplausos? Los oyes de verdad estoy aplaudiendo. Chica, tienes un don para parecerte e incluso superar a grandes escritores. Eso es muy bueno a mi ver.
Siento no haberme pasado antes y que tu te esmerases tanto en los comentarios de mi diario
tk!
Yepe

beyo dijo...

¿Y a mí por qué me suena tanto todo ésto?

bepasonico dijo...

Saludos
Realmente muy bueno y sincero escrito, curioso trueque dejar de vivir por sentir, mas aun si el sentir es parte del primero. Lo más importante es la actitud puesta en tu dulce canto de avellanas.
Me hay gustado mucho tu entrada.

Ladynere dijo...

Es... es...
¡Es genial!
Wa, es un poema genial, es tan intenso, corto, fugaz y a la vez, lo relees tres veces, lo vuelves a observar y... ¡es genial!
No soy naaada versada en poesía, lo mío es la prosa narrativa, pero, si no lo has leído, te recomiendo cualquier poema del poeta Olivero Girondo. Quizás te guste.
Y, en serio tu texto, es genial.
^^


(Y no pasa nada por recordarme visitarte. Soy un despiste con patas elevado al 13, así que ... en fin, voy con un cuaderno de notas por la vida apuntando cosas, y aún así, me sigo olvidando de detalles hermososo como este blog ^^)

Besos, guapa!

Viki Tapada dijo...

Me ha encantado tu poema, hasta escuchaba una dulce melodía de fondo, me he sentido muy bien leyendote.

Un besazo guapísima!!!