miércoles, 1 de julio de 2009

Cíclico


Tenía miedo de despertarse de lo que podría parecer un sueño
disfrazado de pesadilla.
Miedo de abrir los ojos y que se apagara la luz,
fuera la música,
fuera su voz y cualquier estímulo inconexo
que le hiciera cosquillas.

Miedo, pero siempre lo hacía.
Levantarse y estirarse.
Como un perezoso justo antes del desayuno,
bebía del día con la misma monotonía
con la que transcriben los informes
los secretarios sobrios.

Siempre volvía.
A la pesadilla imperfecta.
De rendijas de entrada
de risas y puñaladas.
Al sueño indebido.
de pocas nubes de olores,
de mentiras en las esquinas.
A las estupideces mal dichas
y verdades calladas,
al día a día
de la vida que es sueño.


[Vacío]

La fotografía es Relax, de lilyana

5 comentarios:

Yopopolin dijo...

que grande el mundo de los sueños... cuanto juego me han dado para mis escritos... jeje

bonitos versos, una vez mas!

bss Ailën!!

X dijo...

Me ha encantado la última estrofa. Y la foto. :-)

Besitos.

Aïcha dijo...

de la vida que es fría...

Una foto preciosa

Bita dijo...

Primi! ^.^

Te escribiria más pero es tardisimo, y me voy ya a la cama >_____<.

Muaaaá!

bepasonico dijo...

Saludos
De nuevo por la blogosfera y me siguen gustando tus plantillas
Y no hay mas el único sueño en el que nos podemos manejar y sin mas el único en conjunción universal q los nocturnos son placeres propios