jueves, 10 de febrero de 2011

A la silla la reina...

Si estáis interesados en el diseño (y si no, quizá también) conoceréis algunas de las sillas de diseño más emblemáticas, como el sillón Barcelona, del arquitecto Mies van der Rohe, la silla roja y azul de Rietvel, el sillón huevo de Jacobsen, la silla; Paimio de Aalto..



... y el sillón Wassily.


Diseñado por Marcel Breuer en 1925 tiene una estructura de tubos de acero, inspirada en la de una bicicleta diseñada anteriormente, con los brazos el respaldo y el asiento de cuero originalmente negro o marrón y actualmente de más colores. Inicialmente era conocida como Modelo B3, pero no tengo muy claro si relación que tuvo con el pintor Wassily Kandinsky fue que Breuer fabricó un duplicado de la misma para su estudio, al ver su admiración por el diseño de la silla o que realmente fue proyectada para su residencia (aquí y aquí dicen cosas contradictorias, incluso en este otro aquí dicen que el nombre fue en homenaje). Comenzó siendo producida por una empresa del propio Breuer pero pronto cambió a otros fabricantes, siendo re-editada en los años 50 y desde entonces fabricada por diferentes marcas.

No sé cómo llegó a mi casa, hasta qué punto es auténtico ni el precio de ese ejemplar exactamente. Sólo sé que, desde que tengo memoria, ese sillón ha rondado por nuestro salón. ¿No es elegante tener algo así? ¿A que queréis uno para vuestras oficinas y/o casas? Esos acabados suaves y brillantes, lo cómodo que parece sentarse y apoyar tu espalda sobre el respaldo ligeramente inclinado...

Pues no, señores. ¡Pensad en los niños! Que no pocas veces habré trasteado yo entre las tiras de dicho sillón para acabar medio atrapada entre la que hace de asiendo y la de respaldo. Y gracioso sería un rato, un sillón tan ligero tragándose a una niña, pero bien que me costaba salir sin rasparme demasiado.



 Edito: Mi padre casi me mata por preguntarle si el nuestro es auténtico... Lo es, lo compraron como regalo de bodas :)

3 comentarios:

Mr Alvar dijo...

Me acabas de recordar uno de los trabajos que más me han gustado de la carrera: el de las sillas de diseño en Análisis de Formas I... obviamente esa entró

X dijo...

Pues yo te iba a decir que no me parecía nada cómodo. xD

Yopopolin dijo...

jajaja, te imagino ahi enredada, odiando las sillas de diseño a muerte... xD