miércoles, 21 de marzo de 2007

El camino de la locura

— No, no puedo más. Esto tiene que acabar. ¡Ya!
— Shhhh... Estás tensa. Relájate. Sabes lo que tienes que hacer para calmarte, ¿no?
— Sí.
— Está bien, susúrralo, para que no se te olvide, para hacer tuya esa idea.
— Matar. Matar ¡Matar! necesito...matar.

Y salía a matar, a descargar mis energías en un punto fijo. Al principio elegía a mis víctimas al azar, guiada por mi instinto. Pero ahora es distinto, sguir al instinto calmaba poco esa rabia, esa impotencia ante el mundo. He aprendido que es mejor ir a por alguien. Directa. y clavarle el cuchilllo fríamente, indiferente a su dolor. Eso sí que es descargar energías. Y liberarme. Y salir del camino de la locura...

Nunca supe qué ni quién era esa voz que me enseñaba la salida, que me llavaba de la mano a matar. Pero me liberó tantas veces de la locura...

Por eso ahora mato. Por eso ahora me llaman asesina.
--------------------------------------------------------------------------------
Me voy por una semana... o dos, quién sabe. Así que no esperéis nada nuevo, poque no lo habrá. (¿Esperáis algo nuevo alguna vez? Bah, no me hagáis caso, la felicidad también tiene sus espinas)
¡¡¡Besos!!!

9 comentarios:

Tamaruca dijo...

Escalofriante.


Hasta tu regreso, Ailën ;-9

yepetta dijo...

mmmm me encanta el relatillo! me encantaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

k te iba a decir? me interrumpió mi madre y me he perdido.

te pillo la imagen
(lee mi otro comment)
besosss

VerLaLunaLlena dijo...

Esperamos algo nuevo siempre... ¿Crees que tus lectores no estamos a tu altura?...
Tú puedes pasar del amor que hay en tus poesías al escalofrío que hay en este relato y nosotros te seguimos y esperamos más...
Así que, ¡ya ves!, yo esperaré tu vuelta.
VerLaLunaLlena.

Pir@T@ dijo...

Hola.
Hay un lugar junto al Palo de Messana para una vigía rápida (así como vos, que pasás de la poesía más dulce al texto más misterioso y oscuro) Así que si querés, cuando regresés el puesto es tuyo.
Saludos.
Jejo

beyo dijo...

Cuando yo tengo ganas de matar respiro hondo, salgo a darme un paseo y me fumo un pitillo.

Se acaba disipando el instinto asesino.

Munlight_Doll dijo...

Me gusta la idea de la que partes, que es el análisis psicológico de un psicópata, aunque considero que para este tipo de relato, podrías profundizar mucho más :)
Un beso que mata,
Mun Light Doll

Tamaruca dijo...

¿Sigues loca? :O

bepasonico dijo...

Saludos

Hacia tiempo que no visitaba la bloggosfera y me encuentro con tu cambio de diseño realmente están muy buenas tus plantillas de diseño ojala pudieras ayudarme a conseguir alguna igual, tu entrada muy buena y expresiva.

*_Legends... dijo...

Me ha encantado el diseño de tu página.
Te he enlazado en mi página para no perderte de vista. Volveré enseguida.
Besos!!!!