sábado, 5 de diciembre de 2009

Yo no quiero ser como ellos



Llevo un año estudiando Arquitectura y sigo igual de ignorante que antes. Más, a decir verdad. Y quiero seguir aprendiendo porque a lo largo de este año he descubierto muchas cosas interesantes. Alguna profesora dijo a principio de curso, en primero, que al empezar esa carrera cambiaríamos muchas cosas de nuestra vida. Es cierto, entre otras cosas porque te toca y acabas viendo el mundo con otros ojos. Te tomas lo que encuentras de otra manera y acabas analizando y apreciando cosas que antes pasaban de largo, tienes que formarte no solo como arquitecto, también como humano por la sencilla razón de que, cuando intervengas en un espacio, acabarás interviniendo en la vida de la gente que lo rodea, y de los usuarios de lo que hayas creado. Me gusta la arquitectura, me gusta la carrera y, no sé si lo he dicho alguna vez, me gusta aprender las características de tal o cual material, cómo se utilizan, analizar los edificios. No me apasionan las estructuras, pero es algo más que tengo que aprender, y no las tengo tanta manía como cabría esperar. Por supuesto, este año hemos empezado la asignatura de Proyectos y a mí me encanta, se me dé bien o mal.

Pero, como comentaba el otro día con una amiga, hay un problema. No me gustan los arquitectos. Un gran número (no todos, pero muy muchos) de mis profesores son arquitectos y cada vez la figura del arquitecto me cae peor. Se salvan algunos, pero pocos. Y algunos se salvaron en un principio pero según ha ido avanzando el curso han perdido los puntos que ganaron. Hay otros casos más graciosos, como el hecho de descubrir que uno de esos profesores a los que admiro no es arquitecto (la conversación fue algo así como "Pues dentro de los arquitectos me caen bien este, este y este." "Perdona, ese último no es arquitecto, es historiador." Pues bien vamos). Yo no sé si es cosa de mi escuela o es algo generalizado, pero todos tienen un toque de "somos los mejores, somos guays" que se me hace insoportable. No sabría explicarlo, es por cómo hablan a veces, por su comportamiento con los alumnos, con el mundo en general... No, gracias. Yo no quiero ser como ellos. Ya sé que va a depender de mí, probablemente. Pero se me quitan las ganas de acabar en un gremio así, se me quita la ilusión de acabar proyectando y me empiezo a plantearme miles de otras opciones. Por supuesto que la carrera tiene otras tantas salidas, ¡menos mal! Pero es que en estas dos semanas he llegado hasta a molestarme por pensar en el urbanismo, cosa que hasta ahora no me había ocurrido.

Con eso, espero haber dejado claro que no, no voy a dejar la carrera. Porque me gusta Arquitectura y me gusta la arquitectura. Pero no sé si me gustaría ser arquitecto... Y si tenemos en cuenta las vueltas que di para elegir qué estudiar, que había una lista interminable de carreras que me interesaban y entre las que no sabía qué elegir, que terminé optando por la que había tenido en mente el año anterior (pero no los últimos meses de ese). Permítanme que dude ahora y piense otras miles de opciones.




Que alguien me mate. Un mes sin dar señales de vida y en un día no paro. Pero me está sentando bien escribir todo esto.

Por cierto, el de la foto es Alvar Aalto ;)




8 comentarios:

X dijo...

¿Escuela?

Ailën dijo...

Escuela de Arquitectura ;)

X dijo...

¿Privada? :D

Ailën dijo...

No no, la pública de Valladolid...

Yopopolin dijo...

Si, no se porque extraño motivo siempre le llamais escuela...

bueno, que decirte, que en mi mas tierna infancia yo queria ser arquitecto... vale tambien quise ser psicologo y maestro... pero lo de la arquitectura me gustaba mucho!!

al final, como suele ocurrir con el paso de los años, otras materias me llamaron mas la atencion, y enfoque mi carrera a lo que vienen siendo las ciencias puras por llamarlas de alguna manera... pero la arquitectura siempre ocupara un lugar en mi corazoncito... y me encanta ver edificios, imaginarlos en plano, deleitarme con las formas y las lineas... si, me gusta la arquitectura, espero que no tanto como a ti...

bss

X dijo...

Preguntaba lo de la privada porque, normalmente, sus profesores se lo tienen más creído que los de la pública, del mismo modo que estos lo son más que los de instituto etcétera etcétera. La mayoría de ellos preferiría estar haciendo cosas "de verdad", pero suelen no ser lo suficientemente buenos... y se dedican a dar clase. :P

jeromejias dijo...

Pedantes hay en cualquier ciencia, incluso en la de freganchin (lo digo por experiencia)... con esto quiero decir que no es necesario estudiar arquitectura para licenciarse en pedantería... el problema, es cuando un arquitecto o lo que sea, pedante per se, además es un frustrado por deber asegurarse su posición económica dando clases en vez de proyectar edificios que es para lo que estudiaron... pobres frustrados... pobres pedantes titulados... con lo bien que sienta fregar platos!!!!

Ailën dijo...

No, no... si lo peor de muchos de mis profesores es que también tienen estudio. Y a alguno no le debe de ir mal del todo...