sábado, 23 de enero de 2010

Pasa el tiempo según la cantidad de arena que cae. Y ahora, que es su hora del té, lo sustituyen por terrones de azúcar que lo paralizan.

Paréntesis temporales.

Inventan los aromas que se llevarán la temporada pasada y cuentan los segundos como los caramelos de fresa, por el envoltorio.

Estruendos de sabores.

Y siguen diciendo que las hadas no existen.

5 comentarios:

X dijo...

Que las hadas existen lo sabemos quienes te leemos. :-)

jero dijo...

... y que sigan sin existir para muchos... si no, traficarían con ellas

Mss Shankly dijo...

las hadas existen porque si no no habría chicos con camisas de cuadros :P

superlenteja.com dijo...

Claro que existen, yo soy una.. y te ordeno que me comentes! jajajaja! es broma

voy a echarle una ojeada al blog :P

Yopopolin dijo...

y yo sin haber leido esta entrada, a pesar de que hace mucho que la escribiste! como se me paso... xD

me encantan este tipo de entradas tuyas... jeje